Lotus

lunes, 30. julio 2012

Fragancia Diaria 7354

Fragancia Diaria De la Flor del Loto Of 7354 28 de julio, 2012 Lotus Buddhist Monastery 

 

Nuestra mente originaria, el verdadero “yo”, es pura y clara, y brilla como un espejo puro, claro y resplandeciente. También es como un cielo sin nubes. Siempre es radiante, bella, muy confortable y pacífica. Pero por más brillante que sea el espejo, el polvo que hay en él lo mancha y oscurece. Es como el cielo que también se oscurece sea por una nube negra o por una nube blanca.
 
Nuestra mente es parecida a esto. Practicar significa encontrar el propio verdadero “yo”. Pero descubrir nuestra mente originaria y nuestro verdadero “yo” no es como conseguir algo de otro lugar fuera de uno mismo. Todos y cada uno de vosotros, especialmente lo seres humanos, ya lo tenéis.
 
Nuestro karma es como el polvo o una nube que nos oscurece. Luego vienen los engaños y las fantasías, y automáticamente aparecen los tres venenos. Por eso el polvo y las nubes deben ser eliminados. Practicando puede conseguirse la iluminación, porque la práctica disipa todas las imperfecciones. Sin embargo, pensar que ya se está iluminado, hace que haya más polvo, que aparezcan más nubes y también el veneno de un ego y una arrogancia todavía más fuertes. Al mismo tiempo, la carencia de conocimiento lleva a pretender que se sabe mucho. Toda esa manera falsa de pensar produce impurezas en la mente originaria, que es nuestro verdadero “yo”. La verdadera iluminación significa ir más allá del yo-mi-mío, y estar siempre con el verdadero “yo”, que es el gran “yo”.  
 
Por consiguiente, para alcanzar el verdadero “yo”, sed siempre humildes y pensad en los demás como si fueran vuestra familia. Con semejante disposición mental, en ella, se pueden realizar la verdadera iluminación y la mente de amor y compasión. Cuando se consigue esto, la iluminación existe para siempre sin nombre ni forma. 


Follow us!
EN | DE | FR | ES