Yun Hwa Sangha
 

Salud


5,775 1 de abril de, 2008,  Lotus Buddhist Monastery

En nuestra vida de cada día tenemos muchas cosas que hacer; estamos constantemente en movimiento tratando de poder hacer aquello que nos hemos propuesto. En esta vida tan ocupada a menudo nos olvidamos de relajarnos. Aunque tengamos tiempo para ello, muchas veces planeamos otras actividades. Es como un caballo que no para de correr. 

En medio de tanta actividad, puede que pensemos en nuestra salud, pero no prestamos atención en cuidar de ella hasta que nuestro cuerpo está realmente enfermo. Éste suele ser el estilo de vida de una persona moderna.  
 
Para nuestra salud y para nuestro futuro debemos esforzarnos por hacer que nuestra mente se sienta cómoda. Si nuestra mente está cómoda, nuestro cuerpo estará sano. Entonces también tendremos el suficiente espacio mental que nos permitirá cumplir con nuestras obligaciones de todo corazón y hacer que todo salga bien.
 
Casi siempre el caballo más rápido es también el que más errores comete y el que muchas veces se hace daño. Para que nuestra mente se sienta cómoda, hay que disminuir nuestro deseo y nuestra codicia.  Debemos aprovechar con aprecio y agradecimiento, sinceramente y de todo corazón, cada oportunidad que se nos presente. Entonces, aunque nuestro cuerpo esté en movimiento, seguimos teniendo una vida cómoda y sana.
 
Esto Me recuerda una historia verdadera:

En una ocasión, un explorador europeo hizo una expedición a lo más profundo de la jungla Africana. Para ello alquiló a unos 20 o 30 nativos que conocían el camino de la jungla. Era un explorador con mucha prisa por llegar a su destino final, y empujaba a todos obligánoles a llevar un ritmo muy rápido. Cuando estaban a punto de llegar y sólo les faltaba subir la última montaña, tuvo más prisa todavía, y quiso pasar esta montaña lo más rápidamente posible. Pero de pronto sus 20 o 30 ayudantes se sentaron y se negaron a seguir avanzando. 
  
El explorador fue a hablar con el líder y le preguntó, “¿Por qué habéis dejado de moveros?”

El líder le contestó, “Nuestros cuerpos han llegado hasta aquí, pero ahora debemos esperar a nuestros espíritus.”

Y pasaron la noche en aquel lugar. A la mañana siguiente seguían sin querer moverse. Por fin, sobre las 11 de la mañana, el líder le dijo al explorador, “Nuestros espíritus ya han llegado, podemos seguir.”
 
Cuando sintáis que tenéis demasiadas cosas que hacer, os pido por favor que penséis en esta simpática historia.  


Noticias

Calendar 2016

[Translate to es:] Moon calendar: The blue numbers are the moon dates. 1 is New Moon and 15 is...

Follow us!
EN | DE | FR | ES